La vida también tiene un precio.

El hecho inequívoco de que las fronteras son económicas es comprobar que la vida también tiene un precio, Sr. Eastwood. y se supone que tengo que aceptar que mi vida vale más que las suyas porque estoy del otro lado, a la espalda de los guardias civiles.

Económicas, sí, porque algunas muertes salen demasiado baratas. Las teles ponen el foco de atención en si las pelotas de goma impactaron o no cerca del grupo de inmigrantes. Si entraron o no en la Península Ibérica. Si murieron a un lado u otro de la valla que separa Marruecos del estado español. La cosa es que murieron, la cosa es que desde tierra no trabajaron para restar muertes. La cosa es que en vez de lamentarlo cuando pasa, y se dedican las energías a corregir el protocolo de actuación, toda la información se basa en atacar o defender el honor de los de este lado, pedir dimisiones, hincharse el pecho por ser transparentes. No es que la información se de o no, lo que importa es si lo que ha pasado servirá de algo. Si a partir de ahora se van a buscar medidas para intentar ahorrarnos estas imágenes. Si no será mejor una mano tendida para ayudar a sacarlos del agua, que llevar un arma que no es un juguete aunque las pelotas sean de goma. Que te lancen cosas solo debería ser bien recibido en la tomatina de Huelva.

Para eso, mejor llamar a los tertulianos deportivos de TikiTaka, que pongan los vídeos y digan si hubo o no falta y si merecían o no la expulsión.

La Infanta Cristina (otra con la que el foco de atención se centra en tonterías banales: si entra haciendo el pasillo o en coche; número de pasos, la ropa que llevaba…).ha tenido suerte con tantos “no lo sé” en sus respuestas al juez Castro; si hubiera sido un examen iba a Septiembre de cabeza y se llevaba una bronca monumental de sus padres;  acto seguido despediría a sus profesores de apoyo, que solo le habían enseñado a no saber nada.

Pero tranquila, aquí la sangre es de colores y los fiscales buenos amigos. Dejarás de ser imputada, la verdad en cambio seguirá amputada.

Si eres poderoso puedes ser imputado, si eres un cualquiera estarás siempre puteado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s